Rutas

 

Descripción. Las calzadas de piedra constituyen las vías de comunicación rodada fundamentales del Señorío hasta las contemporáneas carreteras asfaltadas. Habitualmente disponían de lindes de gruesas losas y pavimento formado por cantos rodados, flanqueados por cunetas y cortados periódicamente por desagües. Uno de los ejemplos mejor conservados del Duranguesado es la calzada de Zelaieta a Mendiola y Larringan.

El punto de partida del paseo es la Plaza de Zelaieta, en donde se encuentra el bello conjunto barroco formado por el Humilladero de Jesús Cricificado y el Vía Crucis. Tomamos el camino que se inicia frante al Humilladero, al otro lado de la carretera general, junto a la Torre Barriona, edificio noble, de estilo renacentista (1591), construido en sillería. El camino continúa hacia la fábrica de San Vicente, que dejamos a la izquierda. Aquí el asfalto desaparece y queda al descubierto la estructura de la Calzada de Mendiola. Esta calzada data de 1855, aunque su trazado es anterior, pues es la reparación de otra calzada más antigua. En origen este tramo unía el Camino Real de Elorrio a su paso por Abadiño con la ermita de San Cristóbal, donde convergía con el camino que bajaba de Urkiola.

Detalle Torre Muntsaratz

Ascendemos por la calzada, y desde el alto disfrutamos de una bella panorámica del valle que forma el río Zumelegi. Desde aquí la vía discurre bajo la sombra de pinos, robles y hayas hasta llegar a una zona de campos. Debemos seguir la calzada sin desviaciones hasta que esta acabe en un cruce, desde el que disfrutaremos de unas espléndidas vistas del valle de Mendiola. En este cruce a la derecha, comienza una amplia pista forestal. Por la cual ascenderemos con una fuerte pendiente hasta llegar a los caseríos de Untzilla. Aquí la pista converge con una carretera asfaltada, donde giraremos hacia la derecha dirigiéndonos al molino de viento de Larringan, de bella factura, del que se conserva el cuerpo troncocónico. Desde allí tomamos una pista a mano derecha, que comienza frante al caserío Larringan- Bekoa, dirigiéndonos a Mendiola por un tramo donde también se pueden apreciar algunos restos de la calzada y el muro que la resguardaba.

La pista llega a la carretera vecinal, donde tomaremos a la izquierda hacia la barriada de Mendiola, uno de los más destacados conjuntos de caseríos renacentistas, estilo que podemos apreciar en los arcos de entrada de los muros laterales o posteriores. Variante: desde esta carretera podemos dirigirnos hacia la derecha, tomando como referencia un abrevadero, hacia las cuevas de Atxarte, cuyas paredes están consideradas como la escuela de escalada más completa del País Vasco. Allí se encuentra la cueva de Bolinkoba, investigada por J.M. Barandiaran.

Si optamos por no hacer esa visita podemos regresar por la carretera principal entre prados, pasando cerca de la ermita de san Cristóbal también renacentista, y de las antiguas escuelas de barriada, hasta llegar al bar Olondo, ya en la carretera hacia Abadiño. Una vez en la carretera general podemos concluir nuestra visita, visitando a unos 500 metros dirección Elorrio, la Torre de Muntsaratz; es un impresionante edificio renacentista sobre uno de los solares más antiguos de la comarca, declarado Monumento Nacional de Euskadi.

A tener en cuenta

  • Distancia: 6,9 km.
  • Duración: 2 h. 30 min.
  • Desnivel: 200 m.
  • Grado de dificultad: medio.