Lugares de interés

 
Construido en 1854 bajo proyecto de Rafael de Zabala y ejecución de José de Astarbe es uno de los cementerios neoclásicos más relevantes de Vizcaya. De planta rectangular consta de un pórtico en el cual se ubican las sepulturas, todas iguales. Fuera, en el jardín central, hay panteones. La cubierta se apoya en columnas toscanas que soportan entablamentos de piedra. El cerramiento es de sillería. Sobre la entrada principal, a la cual se le ha dotado de un frontón, y en los entablamentos del pórtico, hay inscripciones grabadas.